Una llamada a la mesura

Una llamada a la mesura

Elena Torres, teleprensa.com

Ya tenemos presidente del Gobierno. Se acaba por fin la interinidad que ha tenido sumido a este país durante demasiado tiempo y sería conveniente, en estos momentos, hacer una llamada a la mesura y dejar a un lado las soflamas apocalípticas que en nada contribuyen a crear un ambiente de calma con el que abordar la nueva legislatura. 

Aunque fue bochornoso el espectáculo creado en la Cámara durante las dos jornadas que duró el debate de investidura, especialmente la primera de ellas, donde se pudieron escuchar gritos de ‘asesinos’ hacia alguna diputada y hasta se tildó de ilegítimo el gobierno que PSOE y Unidas Podemos van a iniciar, habría que circunscribirlo al acaloramiento que le entró a la derecha de este país al verse desbancada por un acuerdo que cuenta con el apoyo del Parlamento. Al PP no debería interesarle hacer el juego a Vox y si usara un poco de sentido común dejaría que al menos arranque la legislatura y se conozcan los presupuestos y las medidas que se van a poner en marcha antes de criticar a ciegas porque corre el riesgo de que se le deje de escuchar cuando realmente tengan argumentos para hablar. Desgraciadamente su dirigente nacional ha sido tan insensato que sólo ofreció una repetición electoral como alternativa al nuevo gobierno… y ya cansa. Aventurar lo que va a suceder como malos chamanes para poder reprochar lo que aún no ha pasado no beneficia ni a quien pone en marcha esa maquinaria destructiva.

También sería recomendable pedir mesura a quienes van a formar gobierno y a quienes con sus votos han permitido que éste salga adelante. Los primeros, de entrada, porque deberían huir de hacer un equipo que duplique el número de ministerios para tratar de contentar a todos, lo cual decepcionaría y mucho a los ciudadanos, y los segundos porque deben comprender que la nueva legislatura no va a ser la que ponga en marcha la hoja de ruta que cada partido se había marcado en campaña electoral, pero si es una gran oportunidad para dar protagonismo a unas minorías en el cómputo nacional que son mayorías en sus regiones y que de otra manera se hubieran visto abocadas al silencio.

Comentarios Disqus